8 jun. 2011

Capítulo 3 (parte 1)

I turn the music up, I got my records on
From underneath the rubble sing a rebel song
Don't want to see another generation drop
I’d rather be a comma than a full stop

Maybe i'm in the black, maybe I'm on my knees
Maybe i'm in the gap between the two trapezes
But my heart is beating and my pulses start
Cathedrals in my heart

Lola siguió canturreando la canción de Coldplay a la vez que el ordenador emitía la melodía. De pronto, escuchó el gritó de su hermana. Mierda. Exasperó, ¡con lo bien que estaba ahora! Apagó el ordenador y cogió su bolso y su chaqueta.
Salió de la habitación y se dirigió al salón en donde estaba su hermana esperándola. Ésta, dijo:
-¿Se puede saber qué coño estabas haciendo como para tardar tanto? Porque te he llamado como unas 300 veces.
-Perdón, es que estaba acabando de escuchar una canción y...
- Mira, da igual, que como sigamos hablando Miguel se va.... - dijo Adriana dándose la vuelta y saliendo por la puerta al exterior. Lola se la quedó mirando con una media sonrisa en la cara. - ¿Qué?
-Nada- dijo ella- es sólo que ... ya veo lo impaciente que estás por llegar- dicho esto comenzó a reírse estruendosamente.
- ¡Vete a la mierda! O no, mejor acompáñame hasta el parque y después ya puedes irte a la mierda.
Lola salió a la calle junto a su hermana riéndose, de lo rara que era.
Caminaron durante un rato hasta llegar al parque central, allí ya había una figura esperándolos. 
- ¡Miguel! -gritó Adriana. Lola pensó que no podía ser menos evidente lo que sentía su hermana.
El chico las saludó con un gesto y una sonrisa en toda la cara. 
-Hola- dijo.
-Hola, aunque en realidad adiós porque yo ya me tengo que ir yendo.
-¿Ya?
-Sí- contestó Adriana por ella- es que ha quedado con tu hermana y si no llega tarde.
Lola exasperó.
-Sí, si no llego tarde- dijo mirando a su hermana con una mirada muy significativa.- Bueno... pues eso... adiós.
-Adiós.
Ella se fue caminando por el sendero que bordeaba todo el parque para hacer tiempo. Lo de su hermana ya era un caso. ¡Aún encima que se iba para dejarlos solos y ser educada, va su hermana y en vez de decirle que podía quedarse la echó fuera como un perro! ¡Cómo se notaba! ¿Y ahora qué hacía durante una hora? Emma le había dicho que tenían que quedar tarde porque tenía que ayudar a una amiga suya o algo así... Decidió seguir dando un paseo hasta el final del sendero,continuando el camino que llevaba hasta la Plaza Central.
Llegó a mitad de una rampa que llevaba justo al pleno centro de la plaza y lo que vio la dejó paralizada. ¿Ese que estaba en un banco era Alberto? ¿El Alberto que ella conocía? No, imposible. Además estaba con una chica... por Dios que no fuese él, que no fuese él, pensó Lola.
¿Qué hacía? ¿Se acercaba y saludaba interrumpiendo una conversación? Pero si pasaba desapercibida, a lo mejor no se daban cuenta de su presencia... Por otra parte... ¿si lo que estaban haciendo en el parque no era una típica conversación de amigos? ¿Era algo más? Porque, que ella supiera, Alberto no tenía novia... Entonces tenía que evitar a toda costa esa conversación. Entonces, ¿qué era mejor? ¿pasar de todo o estropear un momento "importante"?
Decidió que mejor era lo segundo, aunque en el fondo le parecía una decisión egoísta, tenía que reconocer que si era verdad lo que estaba pensando... sufriría mucho.
Se acercó. Como quien no quiere la cosa, pensó.
Cuando llegó junto al banco los dos chicos interrumpieron su conversación y miraron para su dirección . La chica con un profundo odio, el chico con un aire tímido.
-Hola -se limitó a decir ¿Habría hecho bien?

2 comentarios:

  1. Esa Lola también está enamorada de Alberto, me parece que es un rompecorazones xD Me gusta ;P

    ResponderEliminar

HECHO POR Siempre Juntos