30 may. 2011

Capítulo 2 (parte 1)

-¿Qué te esperabas, Emma?-dijo su madre- Es nuestra casa-se rió.
-Perdón, mamá-le dio un beso a su madre y otro a su padre.
-Oye, ¿aquí no huele un poco a quemado?-preguntó extrañado.
-¡Es una larga historia...!-respondió Emma-¿Por qué no se la cuentas tu?-le dijo a su hermano-Es lo que tiene tener tantos deberes, que ni siquiera puedes mantener una conversación  agradable con tu familia...-se fue corriendo a su cuarto.
-Maldita niña...-murmuró Miguel entre dientes.
Emma se tumbó en la cama. Los deberes pueden esperar, se dijo.
Miró su móvil. Ningún mensaje nuevo.
De repente oyó que llamaban al teléfono de su casa. Salió de su cuarto, y vio que su padre se acercaba a ella.
-Ahora se pone-le dio el teléfono- Es Inés. Por cierto, ya hablaremos, jovencita.
Emma puso cara de asombro, y volvió a cerrar la puerta de su habitación.
-¿Sí?-contestó.
-¿A que no sabes qué?-exclamó Inés ilusionada.
-Pues no... ¿qué pasa?
-¡He recibido un mensaje de Alberto! Dijo que sentía lo de la mañana, que tenía mucha prisa.
-Bueno, tampoco es para tanto...
-No,no, pero es que hay más. ¡Dice que quiere quedar conmigo mañana por la tarde!
-¿En serio? Pero... ¿a solas o con más gente?
-No lo pone, pero me imagino que será a solas, ¿no?
-Puede ser cualquier cosa. Tú por si acaso pregúntale, que de los tíos una, hoy en día, no se puede fiar.-se reía al otro lado de la línea de la ingenuidad de su amiga.
Esperó un minuto a que Inés hubiese terminado de escribir el mensaje.
-Ya está.
-¿Y... te respondió?
-Tía, que se lo acabo de enviar.
Tuvieron que esperar un minuto más para que Inés escuchase el sonido de su móvil al recibir un nuevo mensaje.
-Me puso que como yo quisiera.
-¡He aquí la oportunidad de tu vida!-se rió- Aprovéchala y vete con él a solas.
-No sé...-se quedó dubitativa- ¿Qué tal si vas tu conmigo?
-¿Yo?- a Emma no le gustaba mucho la idea de tener que acompañar a su amiga y presenciar sus numeritos y escenitas- Bueno,vale-dijo resignada.
-Gracias, eres la mejor. ¿Y qué me pongo?
-A mi en eso ya no me metas. Eso es asunto tuyo, además, tía ¡es mañana!-se rió.
-¿Puedes quedar hoy conmigo?
-Creo que no hay problema. ¿A qué hora?
-A las cinco y media en el Lily´s Café.
-Muy bien, hasta luego.
Inés colgó el teléfono
Volvió a mirar el mensaje que le había mandado Alberto:  Mñna pueds qdar?¿Qué le contestaba? ¿Iba a ir, no? Se dispuso a comenzar a escribir el mensaje. X mi ok. A q hora? Enviado.
 Al cabo de un rato de espera, su móvil sonó.
-¡Hola, Alberto!-conestó ilusionada.
-Hola. Pensé que mejor sería llamarte y así no gastarnos dinero con los mensajes-echó una carcajada-¿Te parece bien que sea en el parque que está al lado del instituto?
-Muy bien. Allí estaré mañana.
Hubo un rato de silencio entre ambos.
-Hasta mañana-dijo por fin Alberto.
No, no me cuelgues todavía, se dijo Inés. Totovía no.
-Adiós.
Inés seguía con el teléfono en la mano cuando sonó el timbre de su casa.

2 comentarios:

  1. Cada vez me gusta más. En serio, escribís muy bien. Por cierto, ¿cómo lo hacéis para escribir entre las dos?
    Muakiss

    ResponderEliminar

HECHO POR Siempre Juntos